Una Sunnah olvidada

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Shu’bah relató de Yazid Ibn Khumayr, quie narró de ‘Abdallah Ibn Busr que dijo:

«El Mensajero de Allah ﷺ vino a casa de mi padre. Nosotros le ofrecimos comida y un recipiente con leche fermentada. Él ﷺ comió, luego se le ofreció dátiles. Él se los comía y sostenía los huesos de los dátiles entre sus dos dedos; entre el dedo índice y el dedo medio». [1]

El imam An-Nawawi explicó esto diciendo:

«Y se ha dicho que él juntaba los huesos en sus dos dedos y luego los tiraba». [2]

As-Suyuti relató que la sabiduría de este acto era debida al hecho de que el Profeta ﷺ evitaba así meter sus dedos en su boca para extraer los huesos y  para no mezclarlos con la saliva. Esto podría provocar el desagrado de los demás en la comida.


Fuentes: [1] Sahih Muslim, nº 5449.
[2] Sharh Sahih Muslim, vol. 5 pág 193-195.

Traducido por: Hamza Magrebi

 

Lea también...

La creencia en los Ángeles de Allāh

Los Ángeles son un asunto del No-Visto. Fueron creados por Allāh y estos Le adoran. No poseen atributos que los distingan como dioses o señores. Allāh los creó a partir de la luz, y les otorgó la recompensa de obedecerLe en todo momento.