Tomar un préstamo con intereses para comprar una casa

بسم الله الرحمن الرحيم

Pregunta:

¿Me está permitido tomar un préstamo (hipoteca) de un banco que aplica intereses para comprar una casa? Benefícienos y que Allah le recompense con el bien.

Respuesta:

Incluso si estás en extrema necesidad de comer un pedazo de pan para salvarse de la muerte no debes pedir prestado nada del banco en absoluto, y mucho menos comprar una casa o un coche. Cuando uno está en una situación adversa, forzado por las circunstancias (el hambre severo) Allah le ha hecho lícito al-Maitah (los animales muertos), y la carne de cerdo, y lo que ha sido matado por un golpe violento o por una caída precipitada; pero, ar-Ribaa (el interés financiero) no te ha sido permitido, [ya que] el interés es muy peligroso, muy peligroso. Así que no te ocupes con la usura, y sé paciente; ya que Allah, el Perfecto y Altísimo menciona:

{Y quien teme a Allah, Él le da una salida (de las dificultades). Y le provee desde donde no lo espera. Quien se abandone en Allah, Él le bastará}

[Surah at-Talaq, 65:2-3]

Así que tratar con los intereses (la usura) es un pecado grave, un asunto peligroso y quien lo hace lícito ha descreído. Por lo tanto, si estás en necesidad de una casa, debes ser paciente hasta que Allah te la proporcione; busca refugio en Allah, y utiliza los medios necesarios hasta que Allah allane el camino para que puedas obtener una casa. O eso, o mueres estando libre de haber realizado la guerra contra Allah. Porque el Murabi (quien emite préstamos con intereses) se enfrenta contra Allah –y buscamos refugio en Allah–, como Allah el Perfecto y el Altísimo menciona:

{Y si no lo hacéis, sabed que Allah y Su Mensajero os han declarado la guerra. Pero si os volvéis atrás, conservaréis vuestro capital. Y no seréis injustos (pidiendo más de vuestro capital) ni sufriréis injusticia (recibiendo menos de vuestro capital)}

[Surah al-Baqarah, 2:179]

Él (Allah) declara la guerra sobre la gente de ar-Ribaa (la usura) y “el Mensajero de Allah –sallAlaahu ‘alayhi wa sallam– maldijo al usurpador de interés, al que lo paga, al que lo registra y a los testigos de estos”.

[Relatado por Muslim en su Sahih (11/36 nº. 1598 – Nawawi), hadiz de Jaabir
–radiAllaahu ‘anhu–]

¡¿Qué quieres después de la maldición?! ¡¿La casa te beneficia cuando te encuentras frente al Infierno?! El creyente debe temer a Allah y debe tener paciencia en su pobreza y su necesidad, porque ciertamente Allah, el Perfecto y Altísimo menciona:

{Y tened por cierto que os pondremos a prueba con temor, hambre, pérdida de riqueza, personas y frutos. Pero anuncia buenas nuevas a los pacientes}

[Surah al-Baqarah, 2:155]

Sé paciente y Allah te dará esta poderosa recompensa en lugar de exponerte a Su Maldición, Su Ira y Su Castigo. Resiste la severidad en el mundo ya que no es nada comparado con la Ira de Allah y Su Castigo.

Le pedimos a Allah que nos proteja, por Su Gracia y Favor de todo lo que incurre en Su Ira y Cólera. Verdaderamente, nuestro Señor es el Oyente de nuestras súplicas. Y que las bendiciones de Allah y la paz sean con nuestro Profeta Muhammad, su Familia y con Sus Compañeros.


Autor: Rabi’ bin Haadi al-Madkhali
Fuente: Ad-durar an-Nadhid min Muhaadharaatil-‘Aqidah wat- Tawhid: Tafsir Kalimati-Tawhid, Preguntas y Respuestas, pág. 118-119

Traducido por: Nur ud-Din al-Isbani