Sobre quienes dicen que la Salafiya es innovada

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Su excelencia, el shaykh Sālih ibn ‘Abdillāh al-Fawzān (que Allāh lo proteja), miembro del Comité Permanente de Emisión de Veredictos religiosos y miembro del Consejo de los Grandes Sabios, dijo:

¡Las alabanzas son para Allāh!

En el periódico Ukāz, en la edición del domingo 28/04/1426 nº 14.162, leí el título aberrante de una entrevista con un respetable shaykh donde anunciaba:

«Salafí, Tablighi e Ikhwānī, etiquetas que no forman parte del Islām».

Me quedé estupefacto por el hecho de que el redactor del título consideraba que la Salafiya no forma parte del Islām, cuando significa seguir el camino de los Piadosos Predecesores (as-Salaf as-Sālih), quienes son; los Compañeros del Mensajero de Allāh (que Allāh le dé paz y bendiciones), quienes los siguieron (Tabi’īn) y las mejores generaciones del Islām.

Allāh, el Altísimo, dice:

{Y de los primeros precursores, tanto de los que emigraron (Muhajirīn) como de los que les auxiliaron (Ansār), y de los que les siguieron en hacer el bien, Allāh está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Les ha preparado jardines por cuyo suelo corren los ríos y en los que serán inmortales para siempre. Ese es el gran triunfo}

[Corán | 9:100]

Y Allāh dijo, dirigiéndose a los Compañeros del Profeta (que Allāh le dé paz y bendiciones):

{(72) Verdaderamente los que creen y emigraron y lucharon con sus bienes y personas en el camino de Allāh y los que les dieron refugio y les auxiliaron, ésos son Mis amigos aliados y son amigos aliados entre sí}


Hasta donde dice:

{(75) Y los que creyeron después, emigraron y lucharon con vosotros, ésos son
de los vuestros}

[Corán | 8:72-75]

Y Allāh dice:

{(8) Para los emigrados pobres, los que se vieron forzados a dejar sus hogares y sus bienes en búsqueda del favor y de la aceptación de Allāh y los que ayudaron a Allāh y a Su Mensajero. Esos son los sinceros. (9) Y los que antes que ellos se habían asentado en la casa [Medina] y en la creencia, aman a quienes emigraron a ellos y los prefieren a sí mismos…}


Hasta donde dice:

{(10) Y los que han venido después de ellos dicen: ¡Señor nuestro! Perdónanos a nosotros y a nuestros hermanos que nos precedieron en creer}

[Corán | 48:8-10]

Y el Profeta (que Allāh le dé paz y bendiciones) dijo:

«Y esta Ummah se partirá en 73 grupos, todos irán al Infierno excepto una».


Sus compañeros (que Allah esté complacido con ellos) preguntaron:

«¿Cuál será, oh Mensajero de Allāh?».


Él (que Allāh le dé paz y bendiciones) respondió:

«La que esté sobre el mismo camino sobre el cual estoy y yo y mis compañeros este día».


[Reportado por Abū Dāwūd, Tirmidhī e Ibn Mājah]

También, que Allāh le dé paz y bendiciones, dijo:

«Os aconsejo mi Sunnah y la Sunnah de los califas rectamente guiados después de mí».

[Reportado por Abū Dāwūd, Tirmidhī e Ibn Mājah]

Así que la Salafiya es el camino de la verdad el cual nos es obligatorio seguir, abandonando todos los caminos que lo contradicen, y quienes estén sobre este camino son el grupo salvado (al-Firqa an-Nājiya), la gente de la Sunnah y del Grupo (Ahlus-Sunnah wal-Jamā’ah), como también son el grupo victorioso (at-Tā·ifa al-Mansūra) que perdurará hasta el Día de la Resurrección, que Allāh nos haga ser de ellos. No obstante, el hecho de atribuirse a esta vía necesita conocer sus bases para aplicarlas, como también necesita conocer las vías que la contradicen para rechazarlas.

Así pues, la reivindicación al camino de los Salaf está basado sobre un conocimiento y una clarividencia, no es suficiente atribuirse a este camino sin conocerlo o contradiciéndolo.

Es por eso que Allāh dijo {y de los que les siguieron en hacer el bien}, o sea, les siguieron correctamente en su conocimiento y en su seguimiento, sin exageraciones ni laxitud, sin exceso ni negligencia, no como esos que se atribuyen a las escuelas de los cuatro grandes imames Abū Hanīfa, Mālik, Shāfi’ī y Ahmad pero siguen otro camino en el dogma y en la adoración.

Del mismo modo, aquel que dice seguir el camino de los Salaf pero acusa de apostasía a los musulmanes o se rebela a los gobernantes de los musulmanes, o sigue cualquier otra vía extremista, éste no es un salafí, más bien es un kharijī o un mu’tazilī. [1]

Lo mismo con quien se atribuye al camino de los Salaf pero luego es como los murji’ah [2] la cuestión de la fe y la incredulidad, éste no es de la Salafiya.

Así que es obligatorio estar atento a esto y no mezclar el camino de los Salaf con los demás caminos que lo contradicen diciendo, diciendo de todos ellos que no forman parte del Islām, esta declaración es una insolencia, una injusticia y un engaño a la gente.

Y esto es lo que quise remarcar, y Allāh es quien otorga el éxito, que Allāh mande oraciones y paz a nuestro profeta Muhammad, a su Familia y a sus Compañeros.

Notas:

[1] Los Khawārij y los Mu’tazila son dos sectas que consideran que el musulmán que comete un pecado mayor se vuelve un apóstata y será condenado eternamente al Infierno. Esto contradice el Corán, la Sunnah y el camino de los Salaf, ya que Allāh dice:

{Es cierto que Allāh no perdona que se Le asocie con nada, pero, fuera de eso, perdona a quien quiere. Y quien atribuya asociados a Allah, habrá forjado una falsedad incurriendo en un enorme delito…}

[Corán | 4:48]

Y el Profeta (que Allāh le dé paz y bendiciones) dijo en un hadīth:

«Allāh ha dicho: “Oh hijo de Ādam, si vienes a Mí con el equivalente de la tierra entera de pecados, pero nunca Me has asociado algo, Yo vendré a ti con el equivalente de la Tierra entera de perdón”».

Y con esto se ve claramente el grave error de estas dos sectas, y las alabanzas son para Allāh.

[2] Los murji’ah son una secta que, al contrario que las dos sectas precedentes, consideran que los actos no forman parte de la fe y que los pecados no tienen ningún impacto negativo sobre la fe. Para ellos, el creyente perverso posee el mismo grado de fe que el creyente piadoso y que los Profetas. Esto es contrario al Corán, a la Sunnah y al camino de los Salaf, y basta como prueba el hadīth en el cual el Mensajero de Allāh (que Allāh le dé paz y bendiciones) dijo:

«La fe tiene 60 o 70 grados, el más alto de ellos es “lā ilāha illā-Allāh” y el grado más bajo es quitar un perjuicio del camino, el pudor también es un grado de la fe».

Este hadīth ya muestra que los actos forman parte de la fe y que, cuantos más buenos actos haga el creyente, más aumentará su fe, y ésta es la creencia de los Salaf, quienes definen la fe de la forma siguiente:

«La creencia con el corazón, la declaración con la lengua, y la aplicación con el cuerpo. Y ella aumenta mediante la obediencia y disminuye mediante la desobediencia».

Y esto ya refuta el corrupto credo de esta secta.

Autor: Sālih ibn Fawzān al-Fawzān
Fuente: Al-Bayān li Akhtā Ba’d al-Kuttāb, tomo 3, pág. 50-52
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

Refutación a Abū Hāmid al-Ghazālī