Por qué se detesta a los cuentacuentos

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

El hāfidh Ibn al-Jawzī (V) dijo:

«De las cosas por las que los Salaf detestaban a los cuentacuentos están:

  1. Los cuentacuentos abandonan las narraciones transmitidas del Profeta (H) y empiezan a contar los cuentos de sus contemporáneos y de sus épocas, cuentos de los cuales su autenticidad es muy poco fiable.
  2. Ellos alejan a la gente de las prioridades y de los fundamentos del Islām, que son: meditar sobre el Corán, transmitir los hadices y aprender la jurisprudencia islámica. En el Corán y la Sunnah ya hay suficientes historias como para ir a buscar otras.
  3. La mayoría de los cuentacuentos no son correctos en su metodología y son unos desviados.
  4. Ellos agradan a la gente de las masas a tal punto que acaban tomándolos por sabios, ya que la gente de las masas toma por sabio y por shaykh a todo aquel que se sube a un mimbar y empieza a hablar sobre Islām.
  5. Los cuentacuentos toman cualquier hadīth, nunca verifican si es sahīh o no».

Fuente: En la introducción de su libro Kitāb al-Qussas wal-Mudhakirīn
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

‘Abdullāh ibn Saba’: sus orígenes y una refutación contra aquellos que niegan su existencia histórica

Ibn al-‘Izz al-Hanafī (f. 731 H) dijo: “Los fundamentos del Rafdh comienzan a partir de un hereje e hipócrita que intentó llevar la falsedad al Islām e insultar al Mensajero tal y como los sabios han mencionado. Cuando ‘Abdullāh ibn Saba’ abrazó el Islām, buscó con ello causar corrupción en la religión del Islām mediante conspiraciones y vilezas, tal y como hizo Pablo en la religión cristiana.