Recibir ayudas del Estado

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Pregunta:

«¿Cuál es vuestro consejo a los hermanos y hermanas que viven en Inglaterra, que no trabajan y reciben ayudas del Estado, algunas veces sin informar de ello al Estado? ¿Es correcto eso?»

Respuesta:

«Todos los musulmanes que viven en países incrédulos deben emigrar a los países musulmanes donde puedan adorar a Allāh, si les es posible. Y si no es posible, deben emigrar a países donde la situación sea mejor, tal como hicieron los compañeros del Profeta (que la paz y las bendiciones sean sobre él), que emigraron de Meca a Abisinia, ya que este país era mejor para ellos, pues los musulmanes no sufrían como sufrían en Meca.

Y quienes no puedan eso tampoco, que teman a Allāh allá donde estén, que se alejen de lo que Él les prohibió y que establezcan aquello que Él les ordenó.

No hay ningún mal en que se beneficien de las ayudas de los Estados incrédulos si esto no les lleva a cometer algo prohibido o a abandonar una obligación. Les es obligatorio respetar las reglas relativas a estas ayudas de las que se benefician, no deben mentir sobre este asunto, deben temer a Allāh en todo asunto y evitar todo lo que Él prohibió.

También deben estudiar el Corán y la Sunnah entre ellos y exponer sus problemas a la gente del conocimiento, bien sea por escrito o bien por vía teléfono.

Que Allāh mejore la situación de los musulmanes, que Allāh proteja su religión y que les conceda una correcta comprensión del Dīn».

Autor: Imām ‘Abdul-‘Azīz ibn ‘Abdullāh ibn Bāz
Fuente: binbaz.org.sa/fatawa/4154
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

El matrimonio interracial en el Islām