No hay sabios en América

بسم الله الرحمن الرحيم

Pregunta:

Esta persona dice: “Que Allah te trate bien [a usted así como a todos los demás]. Algunos predicadores en América que se atribuyen a Ahlus Sunnah dicen que no es adecuado consultar a los eruditos del reino de Arabia Saudí u otros. “Esto es porque su sociedad es diferente a la nuestra. Por lo tanto, es apropiado que consultemos a los sabios y Mashaiykh en América”. Esperamos su consejo (en este asunto).

Respuesta:

No sé de ningún sabio en América. No sé de ningún sabio en América. Los sabios están en las tierras del Islam; y el corazón del Islam es este reino de Arabia Saudita. Los mejores de los sabios están dentro de ella, y hacia Allah es la alabanza. Este es el primer asunto.

En segundo lugar, sea cual sea tu sociedad, ¿lo preguntas con respecto al fallo legislativo o no? El fallo legislativo es el mismo. El Haram es el Haram y el Halal es el Halal. El Haram no cambia y se convierte en Halal en América. Tampoco cambia el Halal y se convierte en Haram en América, bajo ninguna circunstancia. Todos los sabios necesitan tener una imagen clara con respecto a la cuestión. Así que si la cuestión se presenta con una imagen clara, él responde. Y cuando responde, él está libre de culpa. Porque él es un ser humano. Él solo responde de acuerdo con lo que oye. Por lo tanto, si la pregunta se queda corta, o la distorsiona o altera su realidad o el caso concreto, entonces el pecado está sobre él y no sobre a quien le fue preguntada [esa cuestión]. El erudito emite un veredicto en base a lo que se le trajo. Esto es lo que hay que decir sobre este tema.

Mi consejo es que no escuches a la persona que dijo esa declaración, en absoluto. Los sabios del Reino -y para Allah es la alabanza- son rectos y tienen la confianza de la gente del Islam en todo el mundo.


Autor: Muhammad Ibn Haadi al-Madkhali

Audio:

Traducido por: Nur ud-Din al-Isbani

Lea también...

La creencia en los Ángeles de Allāh

Los Ángeles son un asunto del No-Visto. Fueron creados por Allāh y estos Le adoran. No poseen atributos que los distingan como dioses o señores. Allāh los creó a partir de la luz, y les otorgó la recompensa de obedecerLe en todo momento.