Los asesinatos y los actos de terrorismo en el Islām

basmala3

Pregunta:

Que Allāh os conceda bienestar:

El hecho de cometer asesinatos y actos de terrorismo (explosiones) contra los edificios gubernamentales en los países de los no creyentes, ¿es considerado como una necesidad y un acto en la lucha en el camino de Allāh? Que Allāh os recompense.

Respuesta:

No. Esto no está permitido. Los asesinatos y los sabotajes son actos censurables, ya que solo engendran más mal para los musulmanes y causan su masacre y su destierro. Esto es algo condenable. Lo que es legislado con los incrédulos, es luchar en el camino de Allāh y combatirlos en batallas si los musulmanes son capaces de ello. Que armen a sus ejércitos y que ataquen a los incrédulos y los combatan del mismo modo que el Profeta, que la paz y las bendiciones sean sobre él, pero esto de organizar sabotajes y cometer asesinatos, esto no engendra sino más maldad para los musulmanes.

El Mensajero de Allāh, que Allāh le dé paz y bendiciones, cuando aún estaba en Meca, antes de la Hégira, tenía como orden abstenerse de combatir:

{¿No has visto a los que se les ha dicho?: contened vuestras manos, estableced el Salāt y entregad el Zakāt}

[Corán | 4:77]

Es decir, [los musulmanes] debían abstenerse de combatir a los incrédulos porque en ese momento no tenían la capacidad de hacerlo, ya que, si hubieran matado a uno solo, ellos [los incrédulos] habrían matado a todos ellos, pues [los incrédulos] eran claramente más poderosos que ellos, y también porque estaban en sus tierras y bajo su dominación.

Así que llevar a cabo asesinatos solo producirá asesinatos a musulmanes que viven en la misma región, tal como podéis escuchar y observar actualmente. Este género de actos ciertamente no es una llamada [hacia Allāh], ni una lucha en el sendero de Allāh, y esto solo produce más males para los musulmanes. Esto también sirve contra los sabotajes y los atentados, que no producen más que calamidades para los musulmanes, tal como ocurre actualmente.

Entonces, no fue hasta que el Mensajero de Allāh (que Allāh le dé paz y bendiciones) abandonó Meca, obtuvo un ejército y tuvo el apoyo de los Auxiliares [los Ansār, la gente de Medina], que ordenó la lucha en el camino de Allāh contra los incrédulos.

Pregunta:

¿Se ha transmitido que el Mensajero de Allāh, que Allāh le dé paz y bendiciones, y sus compañeros combatían a los incrédulos en Meca?

Respuesta:

Jamás, más bien lo tenían prohibido.

Pregunta:

¿[Los musulmanes] destruyeron sus propiedades [las de los incrédulos] cuando aún estaban en Meca?

Respuesta:

Jamás, más bien tenían prohibido hacerlo, ellos tenían como orden predicar la religión y transmitir el mensaje únicamente. En lo que concierne al deber y al combate, esto tuvo lugar en Medina, después de la creación del Estado Islámico.

Autor: Sālih ibn ‘Abdillāh al-Fawzān
Fuente: www.alfawzan.fa.org.sa – حكم الاغتيالات والتفجيرات في بلاد الكفار
Traducción: Ibrāhīm Bou

Lea también...

Advertencia a los guardianes de las mujeres