[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Shaykh Ahmad ibn Yahyā an-Najmī declaró:

«El Islām no será auxiliado mediante marchas ni manifestaciones, pero sí mediante un Jihād sobre la auténtica y verdadera creencia (‘Aqīdah) y sobre la vía trazada por Muhammad ibn ‘Abdullāh (H). Ciertamente los Mensajeros y quienes les siguieron fueron puestos a prueba de diferentes maneras, y no les fue encomendado excepto tener paciencia.

Fijaos en Mūsā (S) y lo que le dijo al pueblo de Israel cuando Fir’aūn mataba a sus recien nacidos y degollaba a sus hijos:

{Dijo Mūsā a su gente: Buscad ayuda en Allāh y tened paciencia, pues es cierto que la tierra pertenece a Allāh y la heredarán aquellos de Sus siervos que Él quiera. Y el buen fin es de los que temen (a Allāh)}

[Corán 7:128]

Y fijaos en lo que dijo el Profeta Muhammad (H) a algunos de sus compañeros cuando se quejaron a él de las torturas que sufrían por parte de los politeístas:

“Entre los que os precedieron hubo hombres a los que se les hacía venir ante toda la gente, y se le partía la cabeza en dos mediante con una sierra, sin que ellos renunciaran a su religión. Ciertamente, Allāh completará esta religión hasta que un hombre pueda viajar de Saná a Hadramunt (dos lugares de Yemen lejanos el uno al otro) sin temer a nada excepto a Allāh y después a algún lobo por su ganado, pero vosotros os precipitáis”.


Él no ordenó a sus compañeros que montaran manifestaciones o asesinatos».

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular»]Fuente: Al-Mawrīd al-‘Adhāb az-Zulāl,  pág. 228
Traducido por: Ibrāhīm Bou[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row]