La Tierra es redonda y gira alrededor del Sol

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Pregunta:

«¿La Tierra es esférica o plana?»

Respuesta:

El planeta Tierra es esférico […]. El asunto de que la Tierra sea redonda o plana no es un asunto relacionado con las acciones o con la Fe, al punto que no es obligatorio para el musulmán conocer el juicio islámico de esto como si estuviera relacionado a los actos de adoración a Allāh mediante ello como con el resto de los actos de adoración, como tampoco es una creencia que debe tomar en su corazón como si fuera un credo que todo musulmán debe adoptar.

Al contrario, es un asunto que puede ser tomado de dos maneras distintas mediante la interpretación de ciertos versículos del Corán. Y sin duda, –como es el caso de la mayoría de los asuntos– un punto de vista será acertado y el otro será incorrecto.

Así que, quien haya hecho un ijtihād (esfuerzo de buscar cuál es la correcta conclusión), estando capacitado para ello –y la primera condición para estar capacitado en ello es conocer la lengua árabe–, como bien sabrá él, si acertó tendrá dos recompensas [por intentarlo y por acertar], y si falló tendrá una [por intentar].

Y sobre si se desplaza, si es redonda, o está fijada, no hay ningún texto decisivo que apoye un punto de vista u otro. Así que esto no es un asunto relacionado con el credo sobre el cual todos debemos tener una única opinión acorde al credo de los Salaf.

Algunas aleyas del noble Corán que están relacionadas con este asunto, se puede comprender mediante ellas que la Tierra es plana y fija, mientras que con otras se puede entender que se mueve en una órbita. Esto último es lo que más peso tiene según nuestra opinión y es lo que concuerda con la realidad natural que cada individuo de la población [este planeta] percibe, sea musulmán o sea incrédulo.

Y es suficiente saber que no existe un texto claro que contradiga esta idea o este punto de vista astronómicos de que la Tierra es redonda y que gira alrededor del Sol. También es suficiente saber que muchos sabios musulmanes cuyos conocimientos y excelencia son reconocidos por todos los musulmanes –sobre todo por nosotros los salafís–, como shaykh ul-Islām Ibn Taymiyyah y su alumno Ibn Al-Qayyim al-Jawziyyah, quienes poseían un gran conocimiento del Corán y la Sunnah, además de muchos otros, y quienes creyeron lo contrario de lo que algunos creen actualmente [de que la Tierra es plana y fija] en base a algunas aleyas ambiguas, como, por ejemplo:

{Y fijó las montañas}

[Corán | 79:32]

{Y después de eso extendió la tierra}

[Corán | 79:30]

Y otras aleyas que se les parecen. Ellos (Ibn Taymiyyah, Ibn Qayyim y demás sabios) no comprendieron mediante estas aleyas la opinión [de que la Tierra es plana y fija] que se contradice, primero, con las otras aleyas, y segundo, con los descubrimientos científicos astronómicos.

El verso que describe las montañas como estacas sobre la Tierra no implica lingüísticamente que la Tierra no se mueve, sino que niegan un movimiento desordenado. También hay otra aleya como ésta:

{Hemos puesto las montañas como estacas}

[Corán | 78:7]

Porque nosotros sabemos por observación que si atamos un animal a una estaca no le impedirá eso que se mueva, sino que le impedirá moverse de manera caótica e ir allá donde quiera. Nuestro Señor dispuso la órbita de la Tierra [alrededor del Sol] como la de un caballo que gira alrededor de una estaca.

Así que puso las montañas como estacas, pero contrariamente a lo que ellos pretenden [de que la Tierra es fija]; Él confirma el movimiento de la Tierra, confirma un movimiento científico que es conocido hoy en día por ser organizado y muy preciso a lo largo del año, a tal punto que no cambia ni un solo segundo. Las anclas de un barco no le impiden totalmente el movimiento.

Luego hay otra aleya en la Sūrah Yā Sīn, que es muy clara contradiciendo lo que ellos entienden mediante las primeras aleyas:

{Tienen un signo en la tierra muerta a la que vivificamos y hacemos que en ella broten semillas de las que coméis}

[Corán | 36:33]

Hasta donde dice:

{Y tienen un signo en la noche, cuando hacemos desaparecer la luz del día y quedan a oscuras. Y el sol, que corre hacia un lugar de reposo que tiene. Ese es el decreto del Poderoso, el Sabio. Y a la luna le hemos fijado casas, hasta que se hace como una rama de palmera vieja. No procede que el sol alcance a la luna, ni que la noche se adelante al día. TODOS van en una órbita}

[Corán | 36:37-40]

TODOS, o sea, los tres: el Sol, la Luna y la Tierra. Cada uno tiene su propia órbita. Y esta aleya es una prueba científica que demuestra la veracidad de la Profecía y la autenticidad del mensaje [del Corán y la Sunnah].

Autor: Shaykh Muhammad Nāsir ud-Dīn al-Albānī
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

El matrimonio interracial en el Islām