[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Un hombre dijo al Profeta :

«¡Oh mensajero de Allāh! ¿Por qué no pides a tu Señor un reino como el reino del [Profeta] Sulaymān?».

El Profeta rió, y le respondió:

«Podría ser que vuestro compañero [es decir, el Profeta ﷺ mismo] tuviera junto a Allāh algo mejor que el reino de Sulaymān.

Allāh no envió ningún Profeta sin que le concediera una súplica. Algunos la usaron en esta vida mundanal y se les concedió [eso que pidieron], otros la usaron contra sus propios pueblos cuando les desobedecieron, y por ello [sus pueblos] fueron aniquilados.

Ciertamente Allāh me ha concedido una súplica, y la he guardado para usarla ante mi Señor y pedirLe que me permita interceder por mi comunidad en el Día de la Resurrección».

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular» el_file1=»» el_file2=»»]Fuente: Sahīh at-Targhīb, nº 3635

Traducido por: Ibrāhīm Bou[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row]