[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Shaykh Muhammad ibn Hādī al-Madkhalī lee la pregunta:

Este es un interrogador que pregunta: ¿Cuál es la mejor respuesta que se puede dar a un incrédulo si este, pregunta sobre el matrimonio del Profeta, que Allāh le dé paz y bendiciones, con ‘Ā·isha cuando tenía 9 años?

Respuesta:

El Profeta, que Allāh le dé paz y bendiciones, sabe más que nosotros y que ese incrédulo. Se le dice a este incrédulo occidental:

“¿Cuál es el estado de vuestras hijas hoy en día? ¿Cuál es el estado de vuestras hijas, oh mezquino? Laméntate por ti mismo, oh mezquino, si vas a lamentarte por alguien”.


Estadísticas occidentales dicen: no hay chicas vírgenes en la secundaria. Estas son sus propias estadísticas.

Proverbio: que busques defectos en mí es un testimonio de que soy completo. Y esto se lo presentamos a los médicos especializados: ¿perjudica a una chica, que haya alcanzado la pubertad, que se case pronto?

No le perjudica en nada. Este asunto es lo más normal. Cuando la niña llega a la pubertad, aunque ella tenga nueve años, casarse no le perjudica en absoluto; no la daña en absoluto. Esto no es algo por lo que uno deba avergonzarse. Lo que sí que debería avergonzar es que la hija traiga a su novio y se acueste con él en la cama de dormitorio de su padre y su madre, esto sí que debería causar vergüenza.

En cuanto a lo que la inclinación natural indica, y lo que las personas dotadas de intelecto han acordado su permisibilidad entonces esto no debe causar vergüenza.

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular» el_file1=»» el_file2=»»]Autor: Muhammad ibn ‘Abdul-Wahhāb al-‘Āqil
Traducido por: Ibrāhīm Bou[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row]