La paciencia de Imām Ahmad por defender la Sunnah

‘Abdullāh ibn Ahmad, el hijo del Imām Ahmad ibn Hanbal, narró:

«Escuché muchas veces a mi padre decir:

“Que Allāh tenga misericordia de Abū Haytham, que Allāh perdone a Abū Haytham”.

Yo le dije:

“Oh padre, ¿quién es Abū Haytham?”

Él me respondió:

“Cuando salí hacia el lugar de azote y ofrecí mis manos al verdugo, un joven me agarró de la ropa por detrás y me dijo: ¿Sabes quién soy?”

Yo dije: “No”.

Él me respondió:

“Yo soy Abū Haytham, el depravado, ladrón y carterista. Está escrito en el registro del emir de los creyentes que he sido golpeado con 18.000 latigazos. Tuve paciencia con ello bajo la obediencia del shaytān por esta vida mundanal, ten tú paciencia [por tu tortura] bajo la obediencia del Misericordioso por la religión del Islām”»[1]

Maymūn ibn al-Asbagh narró:

«Estaba en Bagdad cuando escuché un gran estruendo. Dije: “¿Qué es esto?”

Me dijeron: “Es el imām Ahmad, que está siendo afligido”.

Así que entré. Cuando recibió el primer golpe, dijo: “Bismi Allāh”.

Cuando recibió el segundo, dijo: “La hawla wa lā quwata illā bi Allāh (No hay fuerza ni poder si no es por Allāh)”.

Cuando recibió el tercer golpe dijo: “El Corán es la palabra de Allāh y no fue creado”.

Cuando recibió el cuarto golpe dijo: “{No nos tocará excepto lo que Allāh decretó para nosotros}”[2].

Finalmente recibió 29 latigazos en esa ocasión».[3]


Traducido por: Ibrāhīm Bou
Referencias:
[1] Sifāt as-Safwa, 2/229
[2] Corán, 9:51
[3] Sifāt as-Safwa, 1/485

Lea también...

El ayuno del día de Arafah

Pregunta: ¿Cuál es el veredicto legal sobre el ayuno del día de Arafat para quien …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.