La naturaleza original es el Islām

Šaiḫ Muḥammad ʿAmmān al-Ğāmīʿ comenta:

Todo recién nacido está natural y originalmente sobre el Tawḥīd, y esto permanece así hasta que es expuesto a factores externos como el ateísmo, el desvío, la incredulidad y el politeísmo. Esta doctrina a la que llaman algunos extraviados, a saber, la doctrina del ateísmo y de la negación de la existencia de Allāh y de Su religión, es una doctrina cuyo origen es el desvío. La gente que la profesa son personas que han sido influidas por el ambiente en el que se desarrollaron y por factores externos hasta el punto de reprimir su naturaleza primigenia (Fiṭrah).

De hecho, si preguntáramos a un beduino que vive en el lugar más recóndito del mundo rural y que no ha tenido contacto alguno con otras personas, sino solo con su ganado: «¿Sabes que Allāh existe?». Respondería: «Sí». Y si le preguntaras: «¿Dónde está Allāh?», no estaría dubitativo ni tartamudearía diciendo: «Allāh está…». Esta es la razón por la que, si su camello se extraviara [en el desierto], clamaría: «¡Oh Señor! Haz que regrese a mí, Señor mío», alzando sus manos al cielo. ¿De dónde aprendió eso? De su naturaleza primigenia. La prueba de esto reside en la pregunta que el mensajero de Allāh planteó a la sirvienta.

Se trata de una sirvienta no árabe que cuidaba de los rebaños de su gente. Un día, su dueño se enfadó con ella y la golpeó por una razón que no es necesario mencionar. La golpeó y luego se arrepintió, porque la había golpeado en la cara, y golpear a alguien en la cara está prohibido por la religión, [ḥadīṯ]: «Cuando alguno de vosotros pegue a su hijo, que no le pegue en el rostro ni lo golpee dejando secuelas, pues Allāh creó a Ādam a su imagen». Contradijo esta prohibición al golpearla [en la cara] y se arrepintió, entonces fue al Profeta para consultarlo sobre cómo expiar su falta.

El Profeta quiso saber si ella era creyente o incrédula, entonces la hizo venir y la puso a prueba con dos preguntas, la primera era: «¿Dónde está Allāh?». Aquella sirvienta, que era ignorante pero que permaneció intacta sobre su naturaleza primigenia, respondió sin titubear: «[Allāh] está sobre los cielos».


Audio explicativo de Šaiḫ Muḥammad ʿAmmān al-Ğāmīʿ

Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

¿Nos hemos olvidado de la historia del pueblo de Lūt?

Hemos escuchado los nobles versículos que contienen los relatos y la información del pueblo al que Lūt –la paz sea con él– fue enviado. Y fue un pueblo que cometió un acto inmoral que nunca nadie en el mundo había cometido antes.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.