La masonería y su juicio islámico

basmala

Pregunta:

¿Qué es la Masonería y cuál es el veredicto de la Shari’ah acerca de ella?

Respuesta:

La Francmasonería es una sociedad política secreta que tiene como objetivo la eliminación de las religiones divinas y la buena moral, y el establecimiento de las leyes humanas y los sistemas no religiosos en vez de los religiosos, y se esfuerza en provocar revoluciones continuas y sustituir un régimen por otro con el pretexto de la libertad del pensamiento, la opinión y la creencias. Esto es apoyado por lo que fue declarado por el masón en la conferencia de estudiantes celebrada en 1865 en la ciudad de Lieja, la cual es considerada un centro de la masonería, dijo:

«El hombre debe prevalecer por encima de Dios, declarar la guerra contra Él, y romper los cielos y cortarlos como si fueran papeles»

Y también corroborado por lo pronunciado durante la reunión de la Gran Logia Masónica de 1922, registro de página 98; se dijo lo siguiente:

«Vamos a fortalecer la libertad de conciencia en las personas con toda nuestra fuerza, y vamos a declarar la guerra contra el verdadero enemigo de la humanidad: la religión»

Además del refrán de los masones:

«La masonería toma al alma humana como dios»

Y dicen también:

«No es suficiente para nosotros prevalecer sobre los religiosos y sus templos, nuestro objetivo fundamental es exterminarles»

En las actas de la Conferencia Mundial Masónica de 1903, página 102 se lee:

«La masonería tomará el lugar de la religión, y sus logias serán en vez de los templos…»

Además de otros dichos, con lo que dejan de manifiesto su intenso odio hacia las religiones y de que declaran la guerra contra ellas de una manera implacable. Las asociaciones masónicas son una de las más antiguas sociedades secretas que aún existen, son de origen poco conocido, y su fin es ininteligible para la vasta muchedumbre; más aún, sus fines son ocultos para muchos de sus propios miembros. Eso es porque sus líderes son muy cuidadosos con los planes de su maquinación secreta y de engaño, y porque profesan mucha discreción respecto a los resultados y fines que buscan. Es por eso también que la mayoría de sus asuntos se gestionan de una manera oral, y cuando quieren transmitir un pensamiento por escrito se lo somete previamente a un control de supervisión masónica, quien lo aprueba o no.

Los fundamentos de la masonería se basan en teorías tomadas de varias fuentes, mayormente de las tradiciones judías. Prueba de esto es que los sistemas y las enseñanzas del judaísmo son los que se tomaron como base para el establecimiento de la Gran Logia en 1717; así también para varios de sus signos y símbolos. Además los masones siguen venerando al judío Hiram, al templo que construyó (Salomónico), y hasta lo tomaron como modelo para los foros masónicos en el mundo. Los grandes profesores de los judíos siguen siendo la columna vertebral de la masonería, quienes además representan a las comunidades judías en las logias masónicas, y fue a sus manos que se realizó la propagación de la masonería y la cooperación entre los masones en el mundo; son la fuerza impulsora detrás de la masonería y su élite lidera las diferentes células secretas, hacen sus planes y la dirigen ocultamente como quieren. Una prueba más de esto está lo que fue mencionado en la revista masónica “Acacia” en 1908, de número 66:

«No hay ningún foro masónico libre de judíos, los judíos no abrazan las doctrinas, sino los principios solamente, tal cual la masonería, y los templos judíos se consideran sus sucesores (en importancia)… y es por eso también encontramos entre los masones un gran número de judíos»

Todo esto está corroborado también por lo que fue anotado en los registros de la Francmasonería; se lee:

«Los judíos sostienen con certeza de que la mejor manera de destruir las religiones es con la Francmasonería, y que la historia de la Francmasonería es similar a la de los judíos respecto a la creencia, y que su símbolo es la estrella de David. Tanto los judíos como los masones se consideran a sí mismos como los hijos espirituales de los constructores del Templo de Salomón. La masonería, que repudia a las otras religiones, abre las puertas para enaltecer al judaísmo y a quienes lo apoyen»

Los judíos han sacado provecho de la sencillez de la gente y de sus buenas intenciones entrando en la masonería para luego ocupar las mejores posiciones de entre ellos; es así como se respira el espíritu judío en las logias masónicas, las cuales son usadas para sus fines personales.

Se hace evidente, entonces, el porqué de su intenso deseo de mantenerla secreta, así como de sus grandes esfuerzos por ocultar sus planes que apuntan a destruir las religiones, enmascarando su engaño para provocar revoluciones políticas. Ha sido mencionado en los Protocolos de los Sabios de Sión:

«Vamos a formar estas logias bajo un liderazgo único conocido sólo por nosotros. Este liderazgo estará formado por nuestros sabios y las logias tendrán representantes especiales designados para así asegurar ocultar el lugar donde existe nuestro verdadero liderazgo, el cual tendrá el derecho exclusivo de nombrar a quien habla y dibujar el orden del día.
En estas logias pondremos lo necesario para contrarrestar a todo socialista y revolucionario de la sociedad (siendo que la mayoría de los planes políticos más secretos son bien conocidos por nosotros, y los haremos efectivos tan pronto como sean formados). Agentes de la INTERPOL serán miembros en estas logias, casi que por entero.
Al iniciar la efectividad de las conspiraciones a nivel mundial, su comienzo dará a que uno de nuestros agentes más leales pase a ser el líder de las logias; siendo esto algo natural ya que nosotros fuimos los únicos que dirigíamos los proyectos masónicos, y porque nosotros somos el único pueblo que conoce el máximo fin de cada maquinación, mientras que los gentiles (es decir, los no judíos) son ignorantes respecto a la mayoría de los asuntos pertenecientes a la masonería. Ni siquiera alcanzan a ver los resultados inmediatos de lo que están haciendo»

Además de éstas, un sinnúmero de otras indicaciones que aclaran la fuerte relación entre el judaísmo y la masonería, y la gran cooperación entre las dos comunidades respecto a las conspiraciones revolucionarias y en provocar los movimientos destructivos.

A pesar de que la masonería se muestra como un llamado a la “libertad de expresión y tolerancia de creencia”, así como a la “reforma general de la sociedad”, es en realidad un llamado a la inmoralidad, la prostitución, lo irracional, la desintegración de la sociedad como tal, la disolución de los lazos entre naciones, la demolición de las religiones y la buena moral; es el camino a la corrupción y destrucción de los pueblos.

Queda entonces claro que los musulmanes que son miembros de la masonería, si tienen conocimiento de la realidad y oscuros secretos (de esta organización), o participan de sus ceremonias, festejan sus ritos, se considerarán incrédulos. Se les deberá invitar al arrepentimiento; si se arrepienten estarán a salvo; de lo contrario merecen la pena capital, y siendo que si mueren creyendo en la masonería, tendrán la recompensa de los infieles.

Quien pertenece a la masonería y es un miembro en ella, siendo que no sabe de su realidad ni sus preceptos, así como de sus conspiraciones contra el Islam y los musulmanes, y que oculta el mal para desunir y corromper a las naciones, y participe con ellos en su llamado general y preste oído a las palabras melosas (que no contradicen aparentemente al Islam) no se considera incrédulo, sino que está excusado por no saber de su verdadera realidad y porque no participó en lo profundo de sus creencias, ni en sus objetivos reales, ni en trazar el camino para alcanzar sus metas de exterminio. Pues el Profeta (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él) dijo:

Los actos dependen de las intenciones, y cada uno será recompensado según su intención.  

Sin embargo tiene que declararse en completa irresponsabilidad de ellos si descubre su realidad y desentenderse por entero, revelar su realidad a la gente, esforzarse en divulgar sus secretos y lo que han ocultado de aflicciones y mal contra los musulmanes, así para que eso represente un escándalo contra ellos y para que se malogren sus obras.

Es del musulmán tener mucho cuidado al buscar ayuda de otros en los asuntos de su religión y vida en general. El musulmán también debe revisar bien su manera de elegir amigos, para estar a salvo de las malas consecuencias de la engañosa propaganda y la maldad tras las frases seductoras, y así no caiga en las trampas de los politeístas, ni en sus redes confeccionadas para engañar a los cegados por sus pasiones y aquellos de mente débil.

¡Que Allah nos conceda el éxito! ¡Que Allah bendiga a nuestro profeta Muhammad, su Familia y sus Compañeros!


Autor: Comité Permanente de Investigaciones Científicas y Emisión de Fatwas
Fuente: alifta.net | Primera pregunta de la fatwa n° #893

Lea también...

Remedios para el olvido