La lengua de la gente del Paraíso

بسم الله الرحمن الرحيم

Sheikh ul-Islam Ibn Taimiyyah -que Allah tenga misericordia de él- fue preguntado:

¿En qué idioma hablará la gente en el Día de la Resurrección? ¿Allah –ta’ala- hablará a la gente en árabe? ¿Es verdad que la lengua de la gente del Infierno será el persa, y que la lengua de la gente del paraíso será árabe?

Él -que Allah le tenga en Su misericordia- respondió:

Todas las alabanzas son para Allah, Señor de los Mundos; no se sabe en qué lengua hablará la gente ese día [el Día de la Resurrección], ni en qué idioma escucharán el Discurso del Señor –Jala wa ‘Ula-, porque Allah el Altísimo no nos informó de nada de esto, ni tampoco Su Mensajero -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-.

No es auténtico que el persa sea la lengua de la gente del Infierno o que el árabe es el idioma de la gente que estará en la Bendición Eterna.

No sabemos de ninguna disputa entre los Compañeros -que Allah esté complacido de ambos-; más bien todos se abstuvieron de esto, porque hablar de este tipo de cosas es un discurso inútil… Sin embargo, se produjo una disputa entre la gente que vino después, de tal manera que algunos de ellos dijeron que: las personas conversarán en árabe. Otros decían: “no, la gente del Infierno hablarán en persa, y ese es su idioma en el Infierno”.

Otros decían: “ellos conversarán en siríaco [una lengua aramea del Este], ya que es la lengua de Adam, y de ella se ramificaron todas las demás lenguas”.

Otros decían: “no, la gente del Paraíso hablará árabe”.

No hay base alguna de estas opiniones por aquellos que las poseen, ni intelectual ni de transmisión, sino que es un reclamo carente de pruebas, y Allah -exaltado sea-, es el Más Sabio y el Más Justo.


Autor: Sheikh ul-Islam Ibn Taimiyyah
Fuente: Mahmu’ Fataawa, 4/300-301

Traducido por: Nur ud-Din al-Isbaani

Lea también...

La creencia en los Ángeles de Allāh

Los Ángeles son un asunto del No-Visto. Fueron creados por Allāh y estos Le adoran. No poseen atributos que los distingan como dioses o señores. Allāh los creó a partir de la luz, y les otorgó la recompensa de obedecerLe en todo momento.