La historia de Ubay con un genio

Ubay ibn Kaʿb tenía un cántaro donde depositaba dátiles, y un día se percató de la disminución de la cantidad que había en él, así que decidió pasar la noche vigilándolo, entonces divisó un ser parecido a un niño en la edad de la pubertad, [Ubay] lo saludó y este le devolvió el saludo, seguidamente [Ubay] le preguntó: «¿quién eres? ¿Eres un humano? ¿O eres un genio?».

Aquella bestia le respondió: «Soy un genio».

[Ubay] le dijo: «Dame tu mano».

Entonces vio que su mano era la pata de un perro con el vello de un perro, y dijo: «Así fueron creados los genios».

Aquel ser le respondió: «Sabes reconocer a los genios, ahora sabe que no hay entre los genios un hombre más fuerte que yo».

Ubay le preguntó: «¿Y qué es lo que andas buscando?».

El genio contestó: «Me enteré de que eres un hombre que ama la caridad, entonces quisimos echar a perder tus alimentos».

Ubay le dijo: «¿Cómo podemos protegernos de vosotros?».

El genio respondió: «Esta aleya que hay en la Sūrah de la Vaca {Allāh, no hay divinidad digna de adoración sino Él, el Viviente, el Sustentador. Ni la somnolencia ni el sueño Le afectan} [2:255], si la recitas al amanecer serás protegido de nosotros hasta que anochezca, y si la recitas cuando el anochecer serás protegido de nosotros hasta que amanezca».

Al día siguiente, Ubay fue a ver al Profeta ﷺ y le contó lo sucedido, entonces el Profeta le dijo: «Dijo verdad, aquel malvado».


Fuente: As-Sunan al-Kubrā de an-Nasāʾī, no. 9449
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

La paciencia de Imām Ahmad por defender la Sunnah

Historia de la gran paciencia que tuvo Imām Ahmad al ser torturado por quienes pretendían que el Corán fue creado y otras innovaciones.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.