[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

El Mensajero de Allāh ﷺ dijo:

«No insultes a la fiebre, pues ella purifica al hijo de Ādam de sus pecados como el fuelle purifica el hierro de los desechos».[1]


También ﷺ dijo:

«La fiebre es la parte del Fuego de cada creyente».[2]


Al-Munāwī explicó este último hadīth del modo siguiente:

«Es decir, la fiebre permite expiar los pecados que conducen al Fuego [del Infierno]».[3]

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular»]Notas:

[1] “Sahīh Muslim, no. 2575
[2] “Sahīh at-Targhīb”, 3447
[3] “Fayd ul-Qadīr”, no. 3846

Traducido por: Ibrāhīm Bou[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row]