Historia de Ahmad con As-Shafi’i

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

El imam Ahmad Ibn Hanbal amaba y respetaba mucho a su profesor, el imam Muhammad Ibn Idris Ash-Shafi’i, por eso que mostraba y mencionaba mucho los méritos del imam Shafi’i a su familia. Se narra que un día Ash-Shafi’i pasó la noche en casa del imam Ahmad, y para la cena le sirvieron un plato grande [suficiente para cinco personas] que lo terminó solo y lo dejó vacío, esto causó el asombro de la familia del imam Ahmad, ya que la Sunnah es no comer mucho, en efecto, el Profeta ﷺ dijo:

«El hijo de Adam no ha llenado nada peor que su viente. A cada hijo de Adam le son suficientes unos cuantos bocados para satisfacer sus necesidades. Que dedique un tercio de su estómago para la comida, otro tercio para la bebida y el último tercio para su respiración».

Luego se fueron a dormir. Como el imam Ash-Shafi’i no pidió agua para hacer las abluciones, la familia del imam Ahmad se asombró aún más y pensó que, además de haber comido mucho, pasó la toda la noche durmiendo y sin hacer el rezo nocturno [Qiyam al-Lail]. Posteriormente, en el alba en la oración del Fajr, el imam Ash-Shafi’i fue a la mezquita sin haber hecho sus abluciones.

Atónitos por todos estos hechos, la familia del imam Ahmad le dijo: «¿Cómo puedes tú elogiar a Ash-Shafi’i? Este hombre lo ha comido todo, durmió durante toda la noche sin levantarse para rezar y no hizo la ablución para rezar el Fajr?». El imam Ahmad fue al imam Ash-Shafi’i para preguntarle sobre todos esos hechos, entonces Ash-Shafi’i respondió:

«Respecto a la comida, es porque nunca probé una comida más deliciosa que la de la familia del imam Ahmad, entonces quise llenar mi vientre con ella. Sobre que no recé durante la noche, es porque pasé la noche meditando sobre la declaración del Profeta ﷺ: “O Abu ‘Umayr, ¿qué hace tu pájaro?”*, extraje 100 lecciones [o tal vez dijo 1000] de estas palabras, y la búsqueda del conocimiento es mejor que el rezo nocturno. En cuanto al hecho de que no hice la ablución antes de rezar el Fajr, simplemente es porque aún conservaba la ablución del ‘Ishaa».

Entonces el imam Ahmad mencionó a su familia la explicación delimam As-Shafi’i. [1]


*El hadiz completo es el transmitido por Anas, que Allah esté complacido con él, quien narró:

«Tenía un hermano pequeño que su kunya era Abu ‘Umayr. Él poseía un pequeño pájaro con el que jugaba. Un día este pájaro murió. Cuando el mensajero de Allah ﷺ se presentó en nuestra casa y vio la tristeza del niño, preguntó qué le ocurría, entonces le informamos de que estaba triste porque su pájaro había muerto, entonces el mensajero de Allah ﷺ le dijo: “Oh Abu ‘Umayr, ¿qué ha hecho tu pajarito?”». [2]

Este hadiz puede parecer insignificante, pero los sabios han deducido de él muchísimas enseñanzas, entre ellas:

– La permisibilidad de llevar una kunya [apodo que consiste en “Padre de…”] aunque no se tenga hijos, en efecto, Abu Umayr era muy pequeño y no tenía hijos.

– La permisibidad de poner una kunya incluso a los niños pequeños.

– La permisibidad de poseer un pájaro con la condición de cuidarlo y no dañarlo.

– El excelente comportamiento del mensajero de Allah ﷺ.

– La permisibidad de dejar que los niños jueguen con los pájaros si no hay riesgo de daños hacia uno de los dos.


Fuentes: [1] Sharh Kitab Hilayat Talib al-‘Ilm, pág 149.
[2] Sunan Abu Dawud N° 4969, autentificado por al-Albani.

Traducido por: Ibrahim Bou

Lea también...

Quien no tiene no tendrá [poema]