[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Interrogador:

Hay un hombre que pertenece a una de las cofradías sufíes, valida el sufismo y comete varias innovaciones. El problema es que este hombre participa en muchos proyectos caritativos, y si lo refutamos y damos a conocer su situación al público, dejará de ayudar a la gente piadosa y bondadosa. ¿Cuál es vuestra opinión respecto a esto, oh shaykh?

Respuesta:

¿Este hombre es influyente e insistente en su predicación?

Interrogador:

Sí shaykh, él llama a su innovación.

Respuesta:

Entonces, en tal caso, ¿qué es peor, la pobreza o el desvío?

Interrogador:

El desvío.

Respuesta:

Desviarse es más grave, así que, si este hombre llama [a sus innovaciones] y tiene influencia, se vuelve obligatorio advertir en su contra, aunque deje de ser caritativo, pues solo se privará a sí mismo. Dejarlo y que desvíe a la gente, para aprovecharse y sacar de él dinero, esto no es permisible.

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular» el_file1=»» el_file2=»»]Autor: Muhammad Ibn Sālih al-Uthaymīn
Fuente: Liqā’ al-Bāb al-Maftuh nº 266, pregunta nº 7
Traducido por: Ibrāhīm Bou[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][/vc_column][/vc_row]