El Sol y la Luna serán arrojados al Fuego

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

De ‘Abdul-‘Azīz ibn al-Mukhtar ibn ‘Abdullāh ad-Danāj quien dijo haber sido testigo de que Abū Salmah ibn ‘Abdur-Rahmān estaba sentado en una mezquita al tiempo que estaba Khālid ibn Usayd. Dijo que al-Hasan fue y se sentó con él, y Abū Salmah narró que Abū Hurairah narró que el Profeta –la paz y las bendiciones de Allāh sean con él– dijo:

الشمس والقمر ثوران مكوران في النار يوم القيامة

«El Sol y la Luna girarán y erupcionarán en el Fuego del Infierno el Día del Juicio».


Así que al-Hasan le preguntó:

“¿Cuál fue el pecado del Sol y la Luna?”

Abū Salmah dijo:

“Más bien, lo que hago es narrarte lo que dijo el Mensajero de Allāh –la paz y bendiciones de Allāh sean sobre él–”.


Así que al-Hasan permaneció en silencio. [1]

Yo (al-Albānī) digo: esta cadena de transmisión es Sahīh sobre las condiciones de Bukhārī, y él lo narró en su libro “as-Sahīh” de forma resumida, dijo:

“El Sol y la Luna girarán en el Fuego del Infierno en el Día del Juicio”.


Significado del hadīth:

La intención del hadīth no es lo que al-Hasan al-Basrī supuso: que el Sol y la Luna “serán castigados” en el Fuego del Infierno. Nunca; en verdad, Allāh –Exaltado sea– no castiga a quien Le obedece de Su creación, y de esta creación está el Sol y la Luna, y lo que Allah –Exaltado sea– ha declarado, indica que:

أَلَمْ تَرَ أَنَّ اللَّهَ يَسْجُدُ لَهُ مَنْ فِي السَّمَاوَاتِ وَمَنْ فِي الْأَرْضِ وَالشَّمْسُ وَالْقَمَرُ وَالنُّجُومُ وَالْجِبَالُ وَالشَّجَرُ وَالدَّوَابُّ وَكَثِيرٌ مِنَ النَّاسِ وَكَثِيرٌ حَقَّ عَلَيْهِ الْعَذَابُ

{¿Acaso no veis que a Allāh se postran lo que hay en los cielos y la Tierra, y el Sol y la Luna y las estrellas, y las montañas y los árboles, y ad-Dawāb [criaturas vivientes que se mueven, bestias, etc.], y muchos de entre la humanidad? Pero hay muchos [hombres] de los que se justifica el Castigo}.


Allah ta’āla menciona que Su Castigo es merecido sobre aquellos que se postran ante otro que no sea Allāh ta’āla, en este Dunya. Como at-Tahāwī menciona, cuando Allāh los arroja al Fuego del Infierno, esto puede tener dos significados:

  • El primero: son combustibles para el Fuego.

Al-Isma’ailī dijo:

“No necesariamente se colocarán en el Infierno para ser castigados, porque en verdad, Allāh tiene Ángeles y piedras, y otras cosas en el Infierno, y una herramienta de entre los instrumentos para el Castigo, y Allah hace lo que Él quiere con el castigo, pero los Ángeles y las piedras no serán castigados”.


  • El segundo: 

Ambos estarán en el Infierno como remordimiento para los que los adoraban. Al-Khattabī dijo:

“La intención de esto es que no serán castigados [el Sol y la Luna] en el Infierno, pero será un remordimiento para los que los adoraban en este Dunya, de modo que esas personas sepan que su adoración era falsa”.


Yo (shaykh al-Albānī) digo: esto es lo más cercano a las palabras del hadīth, y ello lo apoya el hadīth de Anas recogido por Abū Ya’ala, como se menciona en “al-Fath” (6/214), que dice:

“Para que aquellos que los adoraban pudieran verlo”.


Pero yo no lo vi en su “Musnad” y Allāh, el Altísimo sabe mejor.

Notas:

[1] Recogido por el Imām at-Tahāwī en “Mushkil al-Athār” (1/66-67).

Autor: Imām Muhammad Nāsir ud-Dīn al-Albānī
Fuente: Silsilah Ahādith as-Sahīhah, vol. 1 No. 12
Traducido por: Nūr ud-Dīn al-Isbānī

Lea también...

Lo peor de la humanidad