El primer mensajero

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Pregunta:

¿Quién fue el primer mensajero?

Respuesta:

El primer mensajero fue Nūh (Noé, la paz sea sobre él) y el último fue Muhammad (que Allāh le dé paz y bendiciones). No hubo ningún mensajero antes que Nūh, lo que muestra la equivocación de los historiadores que dicen que Idrīs vino antes que Nūh, ya que Allāh dice:

{Es verdad que te hemos inspirado al igual que inspiramos a Nūh y los profetas posteriores a él}

[Corán, 4:163]

También ha sido reportado en el hadīz auténtico concerniente a la intercesión (Ash-Shaf’ā) que dice:

La gente irá a Nūh (en el Día del Juicio) y le dirán: tú eres el primer mensajero enviado por Allāh a la gente de la Tierra.

[Sahīh Al-Bukhārī, #4476; Sahīh Muslim, #193]

Así que no hay ningún mensajero antes que Nūh, ni tampoco después de Muhammad (que Allāh le dé paz y bendiciones). Allāh dice:

{Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino que es el Mensajero de Allāh y el sello de los profetas. Y Allāh es conocedor de todas las cosas}

[Corán, 33:40]

Cuando descienda ‘Īsā, el hijo de María (la paz sea sobre él) en los tiempos finales, no descenderá como un mensajero renovador (aportando una nueva legislación), sino que aplicará la legislación del Profeta Muhammad (que Allāh le dé paz y bendiciones), ya que es obligatorio a ‘Īsā y a los demás profetas creer en Muhammad, tal y como dice Allāh:

{Y (ten presente) el compromiso que Allāh pidió a los profetas: os damos parte de un Libro y de una Sabiduría, luego vendrá a vosotros un mensajero que confirmará lo que tenéis; en él habréis de creer y le habréis de ayudar. Dijo: ¿estáis de acuerdo y aceptáis, en estos términos, Mi pacto? Dijeron: estamos de acuerdo. Dijo: dad testimonio, que Yo atestiguo con vosotros}

[Corán, 3:81]

El mensajero verídico (al que se refiere la aleya) es Muhammad, que Allāh le dé paz y bendiciones, tal como ha sido transmitido de Ibn ‘Abbās y otros.

Autor: Muhammad ibn Sālih al-‘Uthaiymīn
Fuente: Fatāwā Al-‘Aqīdah, pág. 174
Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

Visitar el valle de Thamūd