El plan de expansionismo chiíta de Irán

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

El shaykh Muhammad Sa’īd Raslān comenta:

Hezbolá en Líbano, es Irán en Líbano, es el brazo de Irán en Líbano. Y tiene ramas: Hezbolá en el Hijāz (Arabia Saudí) y Hezbolá en Yemen. Este último está liderado por los hutíes.

Hay un plan para que haya alrededor del Reino de Arabia Saudí un cinturón chiíta, para que luego ir a derribar la Mezquita Inviolable [de Meca], quitar la piedra negra y llevarla a Kufa, y finalmente ir [a derribar] la mezquita del Mensajero de Allāh, que Allāh le dé paz y bendiciones, después de que corran ríos de sangre de Ahlus-Sunnah, asimismo extraerán los cadáveres de Abū Bakr y ‘Umar para quemarlos y lanzar sus cenizas al aire. Además de otras cosas que se saben y que [los chiítas] han jurado hacer en sus libros sobre Ahlus-Sunnah.

Un cinturón chiíta. Lo que sucede en Yemen afecta de primer grado la seguridad del pueblo egipcio. Esto ya lo dije desde esta posición, después de la nueva ampliación del canal de Suez, según mis observaciones el estorbo de los hutíes en Yemen ha aumentado, entonces dije:

“Los egipcios excavan el canal de Suez en el norte, pero luego se cerrará sobre ellos el mar Rojo desde su comienzo hasta el océano mediante el estrecho del Mandeb, así que invertid todos los esfuerzos y capitales que invirtáis, que volveréis sin nada luego”.


Los hutíes, estos son Hezbolá en Yemen, ellos son los seguidores de Hezbolá, el cual está liderado por Hassan Nasral-Lat (el auxiliar de Lat, una deidad pagana adorada en la época pre-Islámica), y Hassan Nasral-Lat es un títere de Irán, así que este complot es claro. Hassan As-Safar en el noreste de Arabia Saudí, en Bahréin [los chiítas] también quieren tomar el poder del país, luego en el golfo Pérsico también hay otros chiítas (complotando), en cuanto al sur, ahí están los hutíes. Ellos ya lanzaron un comunicado, en los días del [difunto] rey ‘Abdullāh, que Allāh tenga misericordia de él, diciendo que están tan cerca de él como para tirarle una piedra, ya que ellos declaran incrédulos a todos los gobernantes árabes, pues declaran incrédulos a todos Ahlus-Sunnah. También ven la urgencia de tomar sus puestos de poder, y desde ahí difundir su chiísmo y sus herejías en la religión de Allāh, Enaltecido y Majestuoso sea.

Esta es una ofensiva zoroastriana, una invasión persa. No tienen nada que ver con el Islām, esta gente no está sobre el Islām ni superficialmente ni interiormente, ni mucho ni poco. Las declaraciones de los sabios declarando a los rawāfidh incrédulos, sean líderes o sean de las masas, son bien claras, firmes y correctas. Estos (los rawāfidh) no son una secta entre las sectas de los musulmanes, no son de Ahlul-Qiblah. Estos, como se ha dicho ya, quieren instaurar la civilización persa, quieren recuperar el apogeo del zoroastrianismo.

Su odio hacia el Islām, hacia el Profeta –que era árabe, que Allāh le dé paz y bendiciones–, hacia los árabes, hacia el Corán –que pretenden que fue manipulado y tergiversado–, hacia los Sahābah –que declaran que todos se volvieron apóstatas después de la muerte del Profeta excepto tres (‘Alī, Ibn ‘Abbās y Salman Al-Fārisī)–… Su fobia hacia el Islām, hacia su Libro, hacia su Profeta, hacia los compañeros de su Profeta y hacia Ahlus-Sunnah, son unos odios muy antiguos.

Así que Ahlus-Sunnah deben unirse, ¡oh seguidores de la Sunnah! ¡Uníos! Pues el peligro es inminente.

Juro por Allāh que ya no sabes, pero recuerdas las palabras de aquel poeta antiguo:

“Cuando hay muchos lobos acorralando las ovejas, estas ovejas ya no saben qué lobo entre ellos va a abalanzarse sobre ellas”.


Ya no sabes de dónde recibiremos esta aflicción; si de los chiítas rawāfidh, o de los Ikhwān Al-Muslimīn, o de los daw’aish (es decir, ISIS) … Y hay una gran probabilidad que casi alcanza la certitud de que ISIS sean parte de los rawāfidh, pues su forma de decapitar y de quemar se parece exactamente a las de los rawāfidh, coinciden totalmente.

Uno ya no sabe desde dónde puede refrenar esta aflicción que le azota. Pedimos a Allāh que ayude a Ahlus-Sunnah en todos los confines de la Tierra, para que afirmen la religión de Allāh Majestuoso y Enaltecido, lo apliquen y lo auxilien, lo defiendan y defiendan la tierra del Islām. Estos (los chiítas) son más peligrosos para la religión [del Islām] que los judíos y los cristianos. Y sus ayudantes entre los Ikhwān Al-Muslimīn les apoyan incluso hasta este día nuestro, y pretenden que la revolución miserable rafidhīya [liderada por Jomeini en 1979] es la revolución “islámica” que debe propagarse en todos los países musulmanes.

Los Ikhwān Al-Muslimīn son la causa de esta calamidad. Los Ikhwān Al-Muslimīn son peores que estos rawāfidh, pues están entre vosotros, y la mayoría de ellos no los conocéis, como los primeros hipócritas; Muchos de ellos no eran conocidos por el Mensajero de Allāh ﷺ. Se escabullen como las células cancerígenas, con el fin de perjudicar esta Ummah distraída.

Pedimos a Allāh que proteja esta Ummah de esta gran calamidad, por fuera y por dentro, Él que es Capaz de todo. Que la paz y las bendiciones sean sobre nuestro Profeta Muhammad, y sobre toda su familia y todos sus compañeros.

 

Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

Abandonar una mezquita debido a las innovaciones que ocurren en su interior