El matrimonio va primero

basmala2

Pregunta:

Una costumbre común entre la gente de nuestros días es que una mujer o su padre rechace la proposición de un hombre, para que ella pueda terminar el bachillerato, colegio o algún curso específico de estudios. ¿Cuál es la regla concerniente a ello? ¿Cuál es su advertencia para aquellos quienes caen en la trampa? ¡Algunas veces la mujer llega a la edad de los treinta o más y ella aún no se ha casado!

Respuesta:

Mi advertencia para todos los hombres y mujeres jóvenes es que se casen rápidamente si los medios para hacerlo son posibles para ustedes. Esto es porque el Profeta (la paz y las bendiciones sean con él) ha dicho:

“Oh gente joven, si alguno de ustedes tiene los medios para hacerlo, debería casarse, tanto como bajar la vista y proteger las partes privadas. Aquellos quienes no tengan la habilidad para hacerlo rápidamente, porque ello será un escudo para él”.

[Esto fue narrado por al-Bukhari y Muslim]

El Profeta (la paz sea con él) también dijo:

“Si uno cuya religión y carácter te complace, te propone (el matrimonio); deberían casarse con él. Si ustedes no lo hacen, ello serán tribulaciones en la tierra y grandes perversiones”.

[Esto fue narrado por at-Tirmidi con una cadena Hasan]

El Profeta (la paz sea con él) también dijo:

“Cásense con las portadoras de niños, amen a las mujeres por las cuales yo sobrepasaría en número a las gentes por ustedes en el Día de la Resurrección”.

[Esto fue narrado por Ahmad y graduado Sahih por Ibn Hiban]

Además, hay muchos beneficios en casarse a los cuales el Profeta (la paz sea con él) aludió, incluyendo bajar la mirada, proteger las partes privadas, incrementar el número de la Nación Musulmana y ser salvados de una gran perversión y mala fortuna.

Y que Alláh garantice a todos lo que es mejor para su religión y vidas mundanas. Él es el que Todo lo Oye, el Cercano.


Autor: Sheikh ‘Abdul-‘Aziz Ibn Baaz
Fuente: Fatwa al-Marah

Traducción: Musa Abdullah Reyes

Lea también...

La creencia en los Ángeles de Allāh

Los Ángeles son un asunto del No-Visto. Fueron creados por Allāh y estos Le adoran. No poseen atributos que los distingan como dioses o señores. Allāh los creó a partir de la luz, y les otorgó la recompensa de obedecerLe en todo momento.