[vc_row][vc_column][vc_column_text]Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Pregunta:

¿Cuál es el veredicto sobre el Adhān y el Iqāma para la persona que reza sola?

Respuesta:

El Adhān y el Iqāma son una Sunnah para quien reza solo, no una obligación, porque no hay nadie con él para llamar a la oración con el Adhān. Sin embargo, hay que tener en cuenta el hecho de que el Adhān es un recuerdo de Allāh, el Todopoderoso, el Omnipotente; una glorificación hacia Él, y es una llamada hacia sí mismo a la oración y al éxito, [y] al igual que el Iqāma es una Sunnah.

Lo que demuestra que hacer el Adhān es un acto altamente recomendado es el hadīz de ‘Uqbah bin ‘Amīr, que Allāh esté complacido con él, en el cual dijo: «Oí al Mensajero de Allāh ﷺ decir:

«Allāh se complace con un pastor que llama a la oración en la cima de una montaña. Allāh dice: ‘Mirad este siervo mío; él llama a la oración y la ofrece, y Me teme. Así pues, le perdono y lo admito en el Paraíso’»”.[1]

[/vc_column_text][TS_VCSC_Info_Notice panel_layout=»notice» panel_type=»warning» icon_replace=»true» font_title_family=»Default:regular» font_content_family=»Default:regular»]Notas:

[1] Relatado por Imām Ahmad 4:145; y por Abū Dawud en el Libro de la Oración.

Autor: Shaykh Muhammad ibn Sālih al-‘Uthaiymīn
Fuente: Fatāwā Arkānul-Islām, (Veredictos Islámicos sobre los Pilares del Islām), vol. 1. La Creencia y la Oración. (Págs.: 404-405, pregunta 196)
Traducción: Nūr ud-Dīn al-Isbānī[/TS_VCSC_Info_Notice][/vc_column][/vc_row]