¿Dónde ponía las manos Imām Mālik durante la oración?

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

Pregunta:

Algunos de nuestros hermanos rezan con sus manos a cada lado hacia abajo durante la parte de la oración que se realiza de pie. Cuando les decimos que pongan sus manos sobre el pecho, dicen:

«Nuestra escuela de pensamiento es Malikī, oramos con las manos hacia abajo y a cada lado».

¿Imām Mālik rezaba con sus manos hacia abajo a cada lado?

Respuesta:

No hay duda alguna –hermanos míos– de que la Sunnah es colocar la mano derecha sobre la izquierda en el pecho durante la oración. Imām Mālik –que Allāh tenga misericordia de él–, es de los imames de la Sunnah, y un erudito con una tremenda virtud en esta Ummah. Él solía exaltar la Sunnah con veneración extrema. Solía decir:

«La declaración de cada uno puede ser aceptada o rechazada a excepción de la persona [que está] en esta tumba».


Y señalaba la tumba (del Profeta –H–), ya que se encontraba en la mezquita del Profeta (H) en Medina. Debido a su intención sincera, Allāh (D) le dio seguidores y él sigue siendo recordado, y aquellos [que vinieron] después de él, suplican por él. Que Allāh (D) tenga misericordia de él y le recompense con la mejor recompensa, en representación de la Ummah de Muhammad (H).

Imām Mālik narró en Muwatta que el Mensajero de Allāh (H) solía poner su mano derecha sobre la izquierda durante la oración. Y esta fue la práctica de Imām Mālik (V), y si hubiera visto alguna razón para no llevar a cabo este hadīth, hubiera escrito al final de la narración: “y nuestra acción no está de acuerdo con esto”; es decir, que la acción de los sabios de Medina no estaba de acuerdo con eso. Así que observamos si Imām Mālik puso esto al final del hadīth. La respuesta es que no. Él no dijo esto. Y así es como sabemos que Imām Mālik trabajó de acuerdo a este hadīth.

Si alguien nos dice:

«¿Por qué se ha dicho que Imām Mālik rezó con sus manos hacia los lados?».

Yo digo: Al-Hāfidh ibn ‘Abdul-Barr Al-Malikī mencionó en At-Tamhīd que a Imām Mālik (V) se le pidió que tomara la posición de juez, y este se negó. Esto se debe a que todo aquel que le nombraba como juez [en realidad] había sido sacrificado sin un cuchillo. Debido a esto, se negó a ser nombrado juez, y por ello fue golpeado y sus brazos quedaron incapacitados. En consecuencia, no era capaz de levantar los brazos. Así fue como lo vieron rezar así, transmitiéndose [erróneamente] que esto era debido a su escuela de pensamiento, mientras que, en realidad, esto no formaba parte de su escuela.

Durante el final de su vida –que Allāh tenga misericordia de él– no iba a la oración colectiva. Entonces, ¿podemos decir que la escuela de pensamiento de Imām Mālik dice que el hombre no tiene que dirigirse a la oración colectiva? No, por supuesto. Más bien, Imām Mālik (V) enfermó durante el final de su vida con una enfermedad que le impidió ir a la mezquita. Solía decir:

«Todo aquel con excusa no es capaz de revelar su excusa».


Esto es porque su excusa fue ocultada a la gente y no era conveniente mencionarla.

Por eso decimos: nuestra creencia es que la escuela de pensamiento de Imām Mālik (V) era poner la mano derecha sobre la izquierda en la oración porque él lo narró en su Muwatta. Los cuatro imames: Imām Abū Hanīfa, Imām Mālik, Imām Shafi’ī e Imām Ahmad dijeron:

«Si un hadīth es auténtico entonces es de mi escuela de pensamiento».


E Imām Mālik autentificó el hadīth de poner la mano derecha sobre la izquierda en la oración; y la prueba de ello es que lo narró en Muwatta. Por tanto, decimos: poner la mano derecha sobre la izquierda en la oración forma parte de la escuela de pensamiento de este noble Imām. Que Allāh tenga misericordia de él y le perdone.

Autor: Shaykh Sulaymān ar-Ruhaylī
Traducido por: Nūr ud-Dīn al-Isbānī

Lea también...

El mejor acto de adoración

‘Ā’isha (radi Allāhu ‘anhā) dijo: La gente no presta atención al mejor acto de adoración: …