Cuidado con entrar en presencia de mujeres

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

El Islām también ha prohibido permanecer en la intimidad con una mujer –es decir, estar a solas con ella en un sitio aislado sin nadie presente– porque esto conduce a la aparición de la fitnah.

El Profeta (H) dijo:

«Cuidado con entrar en presencia de mujeres». [1]


Los Compañeros dijeron:

«Oh Mensajero de Allāh, ¿qué hay de los hombres de la familia política (es decir, los parientes del marido)?».


Él respondió:

«Los hombres de la familia política son la muerte». [2]


Esto significa que: el peligro de estos miembros de la familia es mayor. ¿A qué se debe esto? Se debe a que la mujer es menos contenida con sus familiares políticos varones con respecto a otros hombres. Su contención con ellos es mínima. Pero a pesar de esto, debe haber precaución y conciencia aplicada a los parientes varones del marido.

En cuanto a lo que escuchamos en la actualidad de algunos ignorantes, que el hermano del marido, el tío paterno y otro pariente masculino puede saludar a la esposa dándole la mano, ya sea a solas o en presencia [del marido], esto no tiene bases. No está permitido que un no-mahram entre en presencia de una mujer [sin hijāb], ni darle la mano, ni estar a solas con ella a menos que haya alguien más en la casa de modo que no haya privacidad. Pero en cuanto a si él entra en una casa en la que no hay nadie excepto ella, y este no es uno de sus mahārim, entonces está prohibido todo tipo de privacidad y es algo peligroso.

Otro ejemplo de esto es si él entra en una habitación vacía –donde no hay nadie excepto él y ella–. Esto no está permitido porque esto es un medio que conduce a la fitnah. Esto es así incluso en el caso de que el hombre que esté solo con ella sea un médico [y la tenga que tratar]. El Profeta (H) dijo:

«Ningún hombre está a solas con una mujer sin que el tercero sea Shaytān». [3]


Esto significa que el shaytān está presente y hace de la inmoralidad algo agradable para ellos. Este siempre llama a la fitnah y se aprovecha de la oportunidad para difundir la inmoralidad entre ellos. Con el fin de cortar la vía de Shaytān y sus seguidores, así como el camino a la corrupción, el Legislador [es decir, Allāh] ha restringido a los hombres de estar a solas con la mujer.

De las nuevas formas de este tipo prohibido de privacidad que ha aparecido en nuestra época, está que la mujer entre en un coche cuyo conductor no es su mahram. Este le lleva a la escuela, al mercado ¡e incluso al masjid! Esto no está permitido. No está permitido que la mujer vaya en coche a solas con un conductor que no es su mahram porque es una de las formas prohibidas de privacidad.

Notas:

[1] Narrado por Imām al-Bukhārī (2/219) de la narración de Ibn ‘Abbās (I).
[2] Narrado por Imām al-Bukhārī (6/158-159) de la narración de ‘Uqbah ibn ‘Āmir (I).
[3] Narrado por at-Tirmidhī (no. 1171) y con una narración similar, Imām Ahmad en su Musnad (1/18), ambos de la narración de ‘Umar ibn al-Khattāb (I).

Autor: Shaykh Sālih al-Fawzān
Fuente: Consejo a la mujer musulmana. Ed. Al-Ibaanah, 1ª ed.
Traducido por: Nūr ud-Dīn al-Isbānī

Lea también...

El matrimonio interracial en el Islām