Consejo para los afectados por los susurros

بسم الله الرحمن الرحيم

Pregunta:

Un hombre ha sido afectado por el “waswas Qahri” [susurros compulsivos]. ¿Cuál es su consejo? Que Allah le proteja.

Respuesta:

Es una de las formas de los caminos de Iblís (shaytán). Y el principio sobre el susurro es que es una prueba para la justicia del siervo y la salud del corazón. Porque ciertamente, cuando shaytán ve que el siervo es justo, y que no es capaz de derrotarlo por medio de acciones, éste comienza a susurrarle. Esto es porque cuando esto [el asunto del susurro] fue mencionado al Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-, dijo:

«Todas las alabanzas son para Allah, Quien ha reducido la trama de shaytán a “al-Waswasah” [el susurro]»

Él (shaytán) no fue capaz de superarlo, por lo que vino a nosotros con susurros. Y él (el Profeta -la paz y las bendiciones de Allah sean con él-) dijo:

«Esa es una señal clara de la fe»

Esta es la esencia del susurro. Es decir, si el waswas ocurre, ello es una prueba de esto.

Pero esto no quiere decir que alabemos a los que están afligidos por el susurro. Porque ciertamente, responder al waswas es malo. Es obligatorio evitar y mantenerse alejado de él. Y los que se encuentran afligidos por el waswas son de dos categorías:

  • La primera categoría: [a este tipo de personas] el susurro no le abruma. Más bien, viene a él y se va. Esto se trata haciendo mucho Isti’aadah [buscar refugio en Allah]. Se debe buscar refugio en Allah y escupir hacia el lado izquierdo. Y recitar el Corán y los ahadiz.
  • La segunda categoría: el susurro es tal que lo vence. Y esto no se puede curar por cualquier acción, porque cuantas más acciones se hace, más aumenta el susurro. Incluso si se recita el Corán, ¡el susurro aumenta! Así que, ¿cómo se cura? Los fuqahaa’ dicen que se cura con el completo rechazo de ello. ¿Qué quiere decir esto? Esto significa que no se lleva a cabo nada. Incluso si se trata de ti, y lo consideras como un loco hablando detrás de ti, mientras estás seguro de que no te daña. Y no realices nada a causa de él [shaytán] o dejes nada.

Cuando a algunas personas le viene el waswas, abren el Corán y se ponen a recitarlo. Entonces Iblís comienza a tener [aún más] ganas de [dominar] sobre él, así que comienza a susurrar sobre él en relación a la lectura del Corán. Se levanta y ora, por lo que shaytán le sigue y comienza a susurrarle en la oración.

¡Y no dejes nada a causa de él! Si estás leyendo el Corán, y shaytán viene a ti susurrando, entonces ¡NO dejes de recitar el Corán, y continúa! Déjalo cuando TÚ quieras dejarlo. En cuanto a dejarlo debido al waswas, no lo hagas. Si hace eso, y es paciente… sabemos que este tema requiere de paciencia, porque Iblís llega a la persona que está afectada por el waswas en forma de un asesor, alguien que tiene compasión. En la oración, [shaytán dice]: “¡Esta es la oración! Y la oración es la conexión entre el siervo y su Señor! Y si tu oración es anulada, entonces ¿qué queda para ti? ¡Ten cuidado! ¡Deja [la oración] y ve a hacer el wudhú’!” [Y él lo hace] con el fin de corromper su oración. Y él no es un asesor, más bien ¡él es Iblís! Así que esto requiere paciencia. ¡Sé paciente!

Si el waswas te llega en el wudhú’, entonces realiza tu wudhú’ y te vas. Si Iblís entonces llega y te dice: “Queda algo”. Entonces di: “No queda nada”. ¡No le hagas caso! ¡Y ve a rezar! ¡Por Allah, no te hará daño! Por Allah, no te hará daño. ¿Estás recitando el Corán y viene Iblís a susurrarte? ¡Continúa! Y déjalo. ¡Continúa recitando! ¡Por Allah, no te hará daño! De hecho, ¡serás recompensado! Debido a que estás llevado a cabo la Jihad contra Iblís. Entonces Iblís se desespera con vosotros y deja esa puerta [del susurro], y él comenzará a buscar otra puerta.

Por tanto, ¡oh, hermanos!, el amable hermano de quien se dice que tiene Waswas Qahri, es decir, que el susurro le vence; la única cura para él es estar completamente alejado. Y el significado de completo alejamiento es que él ha de tener certeza de que no le va a hacer daño, y que Allah es Misericordioso, y que no es posible que Allah castigue a sus siervos a causa de esto, y que esto ¡no es de la religión! Allah dice:

Y Él no os ha impuesto ninguna carga en la religión…
Sagrado Corán, 22:78

¡¿Cómo puede ser de la religión que tengas que hacer el wudhú’ setenta veces?! [Un fragmento de la cinta no es claro] Así que debéis saber esto, y estar seguro de ello, ¡y eso es todo! Haced lo que la gente hace, y alejaos de ello. Y continuad en vuestras acciones y no las abandonéis a causa del Waswas. Y no realicéis nada a causa del waswas. Por Allah, y con el permiso de Allah, él se curará. Y lo sabemos por experiencia.

Por Allah, ¡oh hermanos! Un hombre vino a mí, y shaytán siempre le susurraba en relación a su esposa, para que la divorcie. Y que él vaya con ella a su familia y le diga: “¡Vete con tu familia!”. Entonces Iblís iba a él y le decía: “Tú solo la divorciaste”. A veces me llamaba a las dos o tres de la madrugada diciendo: “Oh sheikh, ahora ella está a mi lado en la cama, ¿es ella mi esposa, o tengo que divorciarla?”. Al principio le dijimos: “Manténgase ocupado con el recuerdo de Allah, hasta que salga de este asunto”. Así que empezó a mantenerse ocupado en el recuerdo de Allah, y luego Iblís empezó a volver a él. Entonces [el hombre] dijo: “Subhan Allaah”, e Iblís dijo: “¡No! Estás diciendo indirectamente que la has divorciado”. Y cuando él dijo “Allaahu Akbar”, dijo entonces Iblís: “¡Estás diciendo indirectamente que la has divorciado! ¡Y esto es un asunto de honor!”. Cuando vimos que el asunto se hizo severo, se le aconsejó alejarse [de este susurro]. A veces venía a mi casa, y yo solía echarlo. Porque mientras él sepa que hay alguien que le dé comodidad, los susurros continuarían. Pero le dimos el principio. Después de un tiempo, y a Allah pertenece toda alabanza y bendición, su vida se convirtió en estable, y este susurro había desaparecido por completo de él, porque él era simple en este principio. Y conozco a muchos; ¡uno de ellos tenía el waswas durante veinte años! Y él vino a nosotros, así que le aconsejamos, y fuimos muy pacientes con él por un tiempo, y entonces Allah lo curó de esta forma. Así que mi consejo para el hermano es que él actúe sobre lo que he mencionado, y Allah sabe mejor.


Autor: Sheikh Sulaymaan bin Salimullaah ar-Ruhayli

Audio:

Traducido por: Nur ud-Din al-Isbaani

Lea también...

Viste a Shaytān en tu sueño, no al Profeta

Recuerdo cuando alguien –de la gente ignorante– iba hacia uno de nuestros sabios y le hacía una pregunta. Dijo: “oh Shaykh, vi al Profeta ﷺ en un sueño”.