Āsiya vio su hogar en el Paraíso

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Abū Huraira, que Allāh esté complacido con él, narró:

«Ciertamente Fira’ūn ató a su mujer de las manos y de los pies en cuatro estacas, y cuando se alejaban de ella, los ángeles le hacían sombra y ella suplicaba: “Señor mío, constrúyeme cerca de ti una casa en el Paraíso y sálvame de Fira’ūn y de lo que hace, sálvame de las gentes injustas”. En ese entonces se le mostró su hogar en el Paraíso. [1]».


Salmān al-Fārisī, que Allāh esté complacido con él, relató:

«La mujer de Fira’ūn fue castigada exponiéndola al Sol, y cuando [Fira’ūn y sus soldados] la abandonaban, los ángeles le hacían sombra con sus alas y ella podía ver su casa en el Paraíso». [2]


Notas:

[1] Silsilat al-Ahādīth as-Sahīha, no. 3508
[2] Silsilat al-Ahādīth as-Sahīha, 6/36

Traducido por: Ibrāhīm Bou

Lea también...

El mejor acto de adoración

‘Ā’isha (radi Allāhu ‘anhā) dijo: La gente no presta atención al mejor acto de adoración: …