La causa de los terremotos

Bismillaahi ar-Rahmaani ar-Rahim

En el Nombre de Allāh, el Misericordioso, el Compasivo

La gente difiere [desde sus puntos de vista] en relación a los terremotos: unos dicen que es un fenómeno natural y que no tiene nada que ver con la religión; otros dicen que [se produce] por decisión y decreto de Allāh y que no tiene nada que ver con los pecados [de la gente]; y otros afirman que es una advertencia [para que los siervos teman el Castigo de Allāh] y que no tiene nada que ver con los pecados; y otros dicen que [se producen] como resultado de los pecados [de la gente].

La respuesta a esto es: puede ocurrir como advertencia, como decisión y decreto de Allāh y como resultado de los pecados de la gente. Los terremotos se pueden producir como advertencia para aquellos que son testigos de ello y de que están vivos. Él [Allāh, el Altísimo] dijo:

{No hay ninguna ciudad que no vayamos a destruir antes del Día del Levantamiento o a castigarla con un fuerte castigo. Esto está escrito en el Libro. Y que los antiguos desmintieran es lo que Nos ha impedido enviar los signos. [1] Dimos a los Zamūd la camella como una prueba clara, pero fueron injustos con ella. Y no enviamos Nuestros signos sino para infundir temor}

[Corán | 17:58-59]

Y como resultado de la decisión y decreto de Allāh, el Altísimo dijo:

{No hay nada que ocurra en la tierra o en vosotros mismos, sin que esté en un libro [Al-Lauh al-Mahfudh: el Libro del Decreto] antes de que lo hayamos causado. Eso es fácil para Allāh}

[Corán | 57:22]

Y también dijo:

{Nada de lo que sobreviene es sin permiso de Allāh [es decir, la decisión y el Qadar (Decreto Divino)]. El que crea en Allāh, habrá guiado su corazón [hacia la verdadera Fe con certeza, [es decir, lo que ha descendido sobre él ya estaba escrito para él por Allāh, a través del Qadar]. Allāh es Conocedor de cada cosa}

[Corán | 64:11]

Y como resultado de los pecados de la gente, Allāh –el Poderoso y Majestuoso– dijo en Su Noble Libro:

{Cualquier desgracia que os aflija es a causa de lo que se buscaron vuestras manos, sin embargo, Él pasa por alto muchas cosas}

[Corán | 26:30]

Y dijo:

{Eso es porque tu Señor no destruirá ninguna ciudad que haya cometido una injusticia [como asociar a otros en la adoración de Allāh] hasta que sus habitantes no estén advertidos}

[Corán | 6:131]

Y el Altísimo dijo:

{Y tu Señor no iba a destruir una ciudad a causa de ninguna injusticia mientras sus habitantes fueran de los que ponen orden}

[Corán | 11:117]

Y el Altísimo también dijo:

{¡Cuántas ciudades destruimos por no haber reconocido el favor en el que vivían! Ahí están sus moradas, sólo unas pocas volvieron a ser habitadas después de ellos y fuimos Nosotros los herederos. Tu Señor no destruye ninguna ciudad sin haber enviado antes un mensajero a su comunidad que les recita Nuestros signos. Y sólo cuando sus habitantes son injustos [Dhālimūn: politeístas, malhechores, incrédulos de la Unicidad de Allāh, opresores y tiranos] destruimos las ciudades}

[Corán | 28:58-59]

Y el Altísimo dijo:

{Allāh pone el ejemplo de una ciudad [Makkah] que estaba segura y tranquila y a la que la provisión le llegaba profusamente y sin restricciones por todas partes, pero fue desagradecida con los dones de Allāh y Allāh la hizo probar el vestido del hambre y del miedo a causa de lo que habían hecho [el mal, como haber negado al Profeta Muhammad]}

[Corán | 16:112]

{Realmente la gente de Saba [Shebā] tenía un signo en donde habitaba: dos jardines a ambos lados: derecha e izquierda. ¡Comed de la provisión de vuestro Señor y agradecedle! Es una buena tierra y Él es un Señor Indulgente. Pero se desviaron [de la obediencia en Allāh] y enviamos contra ellos la inundación del dique [Sail al-‘Arim] y convertimos los dos jardines en otros con arbustos espinosos y amargos, tamariscos y algún azufaifo. Así les pagamos por haber sido desagradecidos. ¿Acaso recibe ese pago alguien que no sea ingrato [incrédulo]?}

[Corán | 34:15-17]

{Qārūn era uno de la gente de Mūsā [Moisés] que abusó contra ellos. Le habíamos dado tesoros cuyas llaves habrían hecho tambalearse a un grupo de hombres fuertes; entonces le dijo su gente: no te regocijes [con ingratitud hacia el Favor de Allāh] pues realmente Allāh no ama a los que se vanaglorian.
Busca en lo que Allāh te ha dado la morada de la Última Vida sin olvidar tu parte en ésta, y haz el bien igual que Allāh lo hace contigo y no busques corromper la tierra; es cierto que Allāh no ama a los corruptores.
Dijo: Lo que se me ha dado es gracias a un conocimiento que tengo. ¿Acaso no sabía que Allāh había destruido a generaciones dentro de las cuales había gente con mayor poderío y más acumulación de riqueza que él? Y no se esperará que los malhechores [Mujrimūn: criminales, incrédulos, politeístas, pecadores, etc.] expliquen sus faltas.
Y apareció ante su pueblo con sus adornos; entonces dijeron los que querían la vida de este mundo: ¡Ojalá y tuviéramos lo mismo que se le ha dado a Qārūn, realmente tiene una suerte inmensa!
Y dijeron aquellos que habían recibido conocimiento [religioso]: ¡Ay de vosotros! La recompensa de Allāh es mejor para el que cree y actúa con rectitud, pero no la consiguen sino los pacientes.
Entonces hicimos que la tierra se lo tragara junto con su casa y no hubo ninguna guardia que pudiera socorrerle fuera de Allāh ni pudo defenderse a sí mismo.
Los que el día anterior habían ansiado su posición, amanecieron diciendo: ¡Cómo acrecienta Allāh la provisión a quien quiere de Sus siervos o la restringe! De no haber sido porque Allāh nos agració nos habría tragado la tierra. ¡Qué cierto es que los incrédulos no cosechan éxito!}

[Corán | 28:76-82]

Y Él [el Altísimo] dijo:

{A cada uno le castigamos por sus faltas. A unos les mandamos un viento huracanado [Hāsiban] [como a la gente de Lūt (Lot)], a otros les agarró el Grito [As-Sabiha: tormento, sufrimiento, etc.] [como a los Zamūd o la gente de Shu’aib], a otros hicimos que se los tragara la tierra [como a Qārūn] y a otros los ahogamos [como a la gente de Nūh (Noé) o Fir’aun (Faraón) y su gente]. Allāh no fue injusto con ellos en nada, sino que fueron ellos mismos los injustos}

[Corán | 29:40]


NOTAS:

[1] Es decir, si os enviáramos a vosotros los prodigios que solicitáis y después de eso no creyerais, tendríais que ser castigados como ya ocurrió con los antiguos cuando desmintieron.

Autor: Imām Muqbil ibn Hādī
Fuente: Al-Makhraj Minal Fītan, pág. 161
Traducción: Nūr ud-Dīn al-Isbānī

Lea también...

Refutación a Abū Hāmid al-Ghazālī