El debate de Al-Baqilani en la corte bizantina

El imam Abu Bakr Al-Baqilani fue una de las principales referencias de sus tiempos, el rey de Irak [‘Adud Ad-Dawla] lo eligió y lo envió a Constantinopla en el año 371 de la Hégira (981) para debatir con los cristianos.

Cuando el emperador de los romanos oyó hablar de su venida, pidió a sus asistentes que redujeran la altura de la puerta [por la que entraría a su corte] para obligarlo a ponerse en inclinación (Ruku’) ante el emperador de Roma y sus secuaces. Cuando el imam Al-Baqilani llegó, comprendió la estratagema que se le había preparado, entonces dio media vuelta y se inclinó del lado contrario, dando la espalda y reculando. Ahí el emperador comprendió inmediatamente que tenía enfrente a un hombre perspicaz.

Una vez en el interior, Al-Baqilani saludó a los presentes con una fórmula diferente a la del Salam, pues el Mensajero ﷺ prohibió iniciar el saludo con la Gente del Libro con el saludo del Salam. Luego se volvió hacia el líder de los monjes y le dijo: «¿Qué tal está usted? ¿Cómo están sus hijos y su esposa?».

El emperador se enojó y le replicó: «¿Acaso no sabes que nuestros monjes no se casan ni engendran?».

A lo que Al-Baqilani exclamó: «¡Allahu Akbar! ¿Eximís a vuestros monjes de casarse pero pretendéis que vuestro Señor se ha casado con María y ha engendrado a Jesús?».

La ira del emperador se pronunció todavía más, entonces dijo de manera osada: «¿Qué me dices, pues, de lo que cometió A’isha?» [Refiriéndose a la mujer del Profeta ﷺ que fue acusada de cometer adulterio].

El imam Al-Baqilani le respondió: «Si A’isha fue acusada [de ello] por los hipócritas y los rafidíes (chiítas), María fue acusada [de lo mismo] por los judíos, cuando todas ellas son mujeres puras y nobles. María engendró sin estar casada, mientras que A’isha se casó pero no engendró. ¿cuál de las dos sería más susceptble de ser acusada de adulterio, siendo las dos mujeres puras e inocentes, que Allah esté complacido con ambas?».

El emperador perdió la cabeza, luego retomó: «¿Vuestro Profeta realizaba conquistas?».

Al-Baqilani respondió: «Sí».

Luego le preguntó: «¿Se posicionaba en el frente?».

Al-Baqilani dijo: «Sí».

Siguió preguntando: «¿Y ganaba batallas?».

Al-Baqilani dijo: «Sí».

Entonces le preguntó: «¿Y perdió alguna?».

Al-Baqilani respondió: «Sí».

Ahí el emperador romano exclamó: «¡Qué extraño! ¡Un Profeta que es derrotado!».

Entonces el imam Al-Baqilani le replicó: «¿Y un dios que es crucificado?».

Y así el incrédulo quedó alelado.


Fuente: Tarikh Baghdad, 5/379.

Traducido por: Ibrahim Bou

Lea también...

Sobre los debates en la religión

No debe discutir con nadie ni organizar debates, como tampoco debe aprender el arte de la controversia. Discutir sobre los asuntos del Corán, del Destino, de la visión de Allah y del resto de las ramas de la Sunnah es detestable y está prohibido.