Advertencia a los guardianes de las mujeres

Bismi-llāhi ar-Rahmāni ar-Rahīm

Se le preguntó a shaykh Sālih al-Fawzān:

¿Cuál es su consejo para los guardianes de ciertas mujeres que son laxos cuando hablamos del asunto del hijāb y quienes se empeñan en exponer sus características corporales a los hombres extraños en los mercados y otros lugares? ¿Cuál es el rol de los guardianes de la mujer en salvaguardar su religión?

Respuesta:

Allāh dijo:

{Los hombres están al cargo de las mujeres en virtud de la preferencia que Allāh ha dado a unos [los hombres] sobre otros [las mujeres]}

[Corán | 4:34]

Allāh ha capacitado y confiado a los hombres proteger y ser responsables de las mujeres. Y Él ordenó a las mujeres obedecerlo a Él y les prohibió desobedecerLe. Esto incluye el hijāb. El hijāb es una de las órdenes de Allāh. Por tanto, es una obligación que el guardián le requiera que lo use, sin importar si él es su guardián directo, tal como su padre, hijo, hermano o alguien que tenga la responsabilidad sobre ella; o si él es el guardián general, tal como el gobernante musulmán quien manda a las mujeres musulmanas usar el hijāb.

Por tanto, el gobernante musulmán puede obligar a las mujeres de su país usar el hijāb, en el sentido general, mientras los guardianes a cargo de los hogares pueden obligar a las mujeres que vivan en sus hogares usar el hijāb (en el sentido específico). Ellos son los responsables de estas mujeres. Y si las mujeres supieran que el gobernante general a cargo de sus asuntos tanto como su guardián específico las obliga a obedecer a Allāh y a abandonar la desobediencia a Él, ellas no pondrían ninguna resistencia en estos asuntos. Pero cuando los guardianes muestran laxitud en estos asuntos, la mujer se vuelve desvergonzada. Y existen predicadores de la maldad, la lascivia, y la hipocresía detrás de ellas que las animan a desvelarse y a quitarse el hijāb.

Así que el asunto hoy en día es peligroso. Les incumbe a los guardianes de las mujeres (ambos, los generales y los específicos) asistir y ayudar uno al otro en obligar a las mujeres a llevar el hijāb. También es una obligación para los guardianes –que Allāh les garantice lo correcto– silenciar las lenguas de aquellos que invitan a la maldad y a la corrupción, aquellos que llaman a desvelarse y a la eliminación del hijāb. Esto es lo que Allāh les ha confiado (a los guardianes).

Autor: Shaykh Sālih ibn Fawzān al-Fawzān
Fuente: Ta-amulat fī awakhir sūrat-il-Ahzāb, 47-48
Traducido por: Mūsā ‘Abdullāh Reyes | Nūr ud-Dīn al-Isbānī

Lea también...

Visitar las moradas de los pueblos destruidos